Consideramos la participación social una necesidad clave para la construcción colectiva del mundo en el que queremos vivir. Esto implica un cambio a nivel individual y la suma de nuestras fuerzas orientadas hacia la concientización y la movilización social.

Para ASCUA la participación significa un derecho y un deber de las personas a contribuir en la toma de decisiones colectivas, a través de la información y el diálogo, pero también la implicación en la transformación de esas decisiones en acciones reales y efectivas.   

En el mundo globalizado en el que vivimos, las decisiones y acciones que realizamos cada día afectan a personas que no conocemos o ni siquiera sabemos que existen, por lo que debemos tomar consciencia y establecer lazos de comunicación y compromiso.

Cuando hablamos de participación social nos referimos a todas las personas del mundo por lo que, desde lo local, forjamos alianzas y trabajamos en red para poder estar en sintonía con otras partes del mundo.