Desde anoche comenzó el desalojo del campo de refugiados de Idomeni, en la frontera que une Grecia con Macedonia.

Primero fue el momento de echar a voluntarios y prensa, cuando vas a desalojar contra su voluntad a mas de 8000 personas no conviene que se vea. Mas tarde, ya por la mañana, continuaron con todas las personas que malvivían en condiciones infrahumanas durante meses en el citado campamento.

La UE se escuda en que hace todo para mejorar las condiciones de vida de estas personas… La UE miente para variar. Los trasladaron a los “nuevos campamentos oficiales”, una terminología que esconde lo que realmente son, cárceles para animales en donde la UE ha decidido reasentar a las miles de personas que han llegado a Grecia huyendo de guerras y fanatismo, en busca de un futuro mejor, y sin pensar que a su llegada a Europa solo encontrarían un fanatismo distinto al que dejaron atrás en sus países de origen, el del racismo y la incomprensión.

Con la medida emprendida hoy la crisis de refugiados en territorio europeo “morirá”, si no lo estaba ya, para los medios de comunicación. La estrategia del divide y vencerás hace tiempo que comenzó a ser aplicada, y un campamento donde se encontraban mas de 20.000 personas (con el ruido mediático que esto conllevaba) se convertirá desde hoy en numerosos campamentos repartidos por el territorio heleno de cifras variables, entorno a las 2500 personas en su mayoría.

Las condiciones de vida no mejorarán, no recibirán una atención sanitaria adecuada, la comida seguirá escaseando y tendrán que continuar peleando por migas de pan, el trato que se le proporcionará por parte de las autoridades militares encargadas de gestionar los campos será vejatorio, y esta vez no habrá prensa o voluntarios independientes molestando, documentando y denunciando cada violación de derechos humanos que sufran día a día… salvo si viene el Papa o la señora Merkel, ese día si que volverá el circo mediático. Tampoco gozarán de libertad de movimiento, se encontrarán retenidas contra su voluntad sin poder escapar de la prisión con la que Europa les dice acoger hasta que su resolución de deportación sea aprobada (no penséis que este procedimiento acabará en acogida para el 95% de estas personas, las autoridades europeas ya se han encargado de dejar claro que estas personas no son bienvenidas en “SU” Europa).

Como ejemplo de un centro de detención oficial, llamado campo de refugiados por EU, podemos encontrar desde hace tiempo el de Moria, en la isla griega de Lesbos. En la foto de abajo podéis ver la entrada, una panorámica de esta prisión que no escatima en vallas y concertinas, y la única salida posible para los que tienen la suerte de poder escapar de ella.

Así es como la Europa de los derechos trata a las personas migrantes y refugiadas cuando se trata de aplicar los derechos humanos en su territorio.

Se suele utilizar mucho la expresión de que “todo tiene un final”, quizás sea verdad, pero la sensación es que la Europa de los derechos y las libertades que tanto nos quisieron vender nunca existió, que todo fue fachada vacía. Pero pese a todo lo que tengo claro es que hoy mas que nunca hay que gritar juntos que otra Europa es posible, que no queremos esta Europa que nos avergüenza y que nos asquea. Hoy mas que nunca es necesario gritar que ¡NO EN MI NOMBRE!

‪#‎EuropaMATA‬ ‪#‎VERGUENZAdeEuropa‬ ‪#‎OpenTheBorders‬ ‪#‎SafePassage‬

13254661_10154052598055664_5916614232529516924_o

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrEmail this to someone

Leave a Comment

*